Bemoles de la ciencia

Dos notas someras, para empezar.

1) En la investigación científica, descubrir que otro ha estado pensando lo mismo que uno, es una pequeña tragedia (scooped! = me han madrugado).
En las otras áreas del pensamiento (filosofía, teología) es una alegría.

2) El drama del «gran científico malogrado» no es muy grave. Que un Abel haya muerto a los 26, o un Galois a los 21 (¡y en un duelo!) es triste, pero lo que la ciencia pierde no es mucho, a lo sumo unos años; lo que deja de descubrir un matemático ya lo descubrirá otro.
Con otras áreas de la cultura no es así. La música que Mozart no compuso al morir tan joven nos la perdimos de veras.

Notas someras en demasía, seguro; acaso injustas o sofísticas.
Habría que sopesarlas, matizarlas y vestirlas con ropas más decentes.
Pero así las dejo, por ahora.

Deja un comentario

Para comentar por este medio hay que ingresar con cuenta de Google o Twitter (o Discus o Wordpress). Estos comentarios pueden aparecer publicados en el blog.
También recibo comentarios por mail a hjg.com.ar@gmail.com, o por este formulario