“Prueba - Tentación”

La palabra prueba evoca dos series de realidades. Una, orientada hacia la acción: un examen, un concurso: otra, replegada en la aflicción; una enfermedad, un luto, un fracaso. Y si la palabra ha pasado del primer sentido al segundo, ha sido sin duda porque, según una sabiduría ya religiosa, el sufrimiento se experimenta como un «test» revelador del hombre.

El sentido activo es primero en la Biblia: nsh, bhn, hqr. peiradsein, diakrinein, para limitarnos a las raíces principales, significan «poner a prueba», tratar de conocer la realidad profunda más allá de las apariencias inciertas. Como una aleación, como un adolescente, el hombre debe «dar prueba de sí». De suyo, no hay aquí nada de aflictivo.

Tentar es también «ensayar», experimentar. Pero si la tentativa se convierte en tentación y el experimento o la prueba pasa al estado crítico, entonces el hombre debe revelar en ella su verdadera orientación profunda. Así, Dios tienta al hombre.

Si la Biblia distingue la prueba particular que es la tentación, es porque parece torcerse oscuramente hacia el mal. Aquí interviene un tercer personaje, el tentador. Ya no es Dios quien tienta. Así en Gen 2,17 se trata de una prueba, en Gen 3, de una tentación Sant 1,1-12 1,13ss.

La experiencia de la prueba-tentación no es sencillamente de orden moral; se encuadra en un drama religioso e histórico; hace entrar en juego nuestra libertad en el tiempo,frente a Dios y a Satán. En las diversas etapas del designio de Dios es interrogado el hombre: su vida teologal se pone a prueba en todos sus aspectos, pudiendo a veces cargarse el acento sobre uno o sobre otro de ellos.

AT

I. LA PRUEBA DEL PUEBLO DE DIOS

En la conciencia de Israel, el drama comenzó con su elección, en la promesa de llegar a ser por alianza el pueblo de Dios. Pero la esperanza así suscitada va a tener que purificarse.

1. En un primer estadio se llama al hombre a tomar partido frente a la promesa. Es la prueba de su fe. Es la de Abraham, de José, de Moisés, de Josué Heb 11,1-40 Eclo 44,20 1Mac 2,52. El hecho típico es sin duda el sacrificio de Isaac Gen 22: para que Dios lleve a término la promesa, la fe del hombre debe aceptar libremente que se traduzca en la obediencia que ajusta dos voluntades.

La tentación vivida en los cuarenta años del desierto Dt 8,2 consiste en no creer en el Dios pascual y preferir a él las cebollas de Egipto. Lleva consigo un juicio; y la pascua sólo se consuma para la generación fiel: sólo ella obtiene la tierra prometida.

La experiencia del desierto ayuda a dar su valor teológico a la expresión «tentar a Dios». O bien el hombre quiere salir de la prueba intimando a Dios a ponerle fin (la antítesis Ex 15,25 y 17,1-7); o bien se pone en una situación sin salida «para ver si» Dios es capaz de sacarlo de ella; o también se obstina, a pesar de los signos evidentes, en pedir otras «pruebas» de la voluntad divina Sal 95,9 Mt 4,7 Act 15,10 1Cor 10,9.

2. Dios concluye una alianza con el aglomerado del que ha sacado un pueblo. En esta segunda etapa, la prueba versa sobre la fidelidad a la alianza. Se la puede llamar la prueba del amor. El pueblo ha escogido, sí, servir a su Dios Jos 24,18; pero su corazón es falso; la prueba obliga al amor a declararse y a probarse: purifica el corazón. Es una obra de grandes alientos, en la que Dios pone la mano (imagen del fuego y del fundidor: Is 1,25s). Lentamente se elaboran los códigos (alianza, santidad, sacerdotal), en los que se oye el llamamiento a la santidad que Dios dirige a su pueblo (Lev, passim). Un nuevo juicio corresponde a esta nueva prueba; el exilio, el retorno al desierto sanciona la idolatría, que es un adulterio Os 2.

3. Sólo un pequeño resto saldrá probado de la cautividad: el comportamiento divino es el mismo en la prueba de Israel frente a Yahveh 1Re 19,18 y frente a Jesús Rom 11,1-5; en todos estos casos, si la prueba da por resultado un resto, es por pura gracia. La cautividad y el largo período que la sigue muestran, en efecto, hasta qué punto la promesa es humanamente irrealizable. Dilaciones interminables, contradicciones, persecuciones, las debilidades mismas del pueblo, vuelven a plantear no tanto la cuestión de la fe en la palabra de Yahveh o de la fidelidad a su alianza, cuanto la del cumplimiento mismo de la promesa. Así, desde el exilio hasta el Mesías, la prueba del pequeño resto es principalmente una prueba de la esperanza. El reino parece retroceder indefinidamente en el tiempo. La tentación es la del momento presente, de «este siglo», la tentación del mundo. El pueblo de Dios, en trance de secularizarse, adquiere más conciencia de la acción de Satán, «príncipe de este mundo» Job 1-2. Esta prueba de la esperanza es la más íntima. la más purificadora. Cuanto más próximo está Dios, tanto más prueba Jdt 8,25ss. La prueba acabará en un último juicio: el advenimiento del reino, la entrada del siglo venidero en este mundo mismo.

II. LA PRUEBA DE LA CONDICIÓN HUMANA

El AT tiene todavía que transmitirnos un doble mensaje:

1. En el plano de la persona.

La reflexión de los sabios, transponiendo al plano personal las pruebas del pueblo, insiste en otro aspecto de la prueba: el sufrimiento, en particular el del justo. Aquí alcanza la prueba el máximum de agudeza, y la presencia de Dios el máximum de proximidad, pues el hombre se ve abocado, no ya a lo im posible, sino a lo absurdo. A este grado de agudeza la tentación no consiste ya en dudar del poder de Dios, en serle infiel o en preferir el mundo a Dios, sino que es la tentación del insulto, de esa blasfemia que es la forma como Satán da testimonio a Dios.

El libro de Job abre el debate y lo entierra en el misterio de la sabiduría de Dios, no desentendiéndose del tema, sino en un reconocimiento confuso de que la prueba hace que el hombre se ajuste progresivamente al misterio de Dios Gen 22. Líneas más definidas de respuesta se presentan en el poema del siervo Is 52,13-33,12, y sobre todo en los libros salidos de la gran tribulación Dan 9,24-27 12,1-4 Sab. La prueba aparece en ellos insoluble en el plano individual; su fuente está fuera del hombre Sab 1,13 2,24, es un hecho de índole concerniente al género humano. Pero sólo una persona podrá hacerla desembocar en la vida, alguien sobre quien no tendrá ventaja Satán y que será solidario de la «multitud», aun poniéndose en su lugar. El juicio estará en la venida del siervo.

2. En el plano de la naturaleza humana.

Estas conclusiones, en que se percibe la impronta de la reflexión sacerdotal, convergen con las que en los relatos del Génesis, que describen los orígenes, nos hacen llegar al fondo de la condición humana. La elección es finalmente la revelación más expresiva del amor gratuito de Dios, su libertad. Con ello reclama en el hombre el máximum de libertad en su respuesta.

La prueba es precisamente el campo dejado a esta respuesta. Gen 2 manifiesta por medio de imágenes esta solicitud gratuita por el soberano de la creación, que es el hombre. Tal amor de elección no se impone, se escoge: de ahí la prueba, a través del árbol del conocimiento Gen 2,17.

La condición humana fundamental se revela así: el hombre sólo es tal por su posibilidad constante de elegir por vocación a Dios, a cuya «imagen» es.

Ahora bien, Adán se escogió a sí mismo como Dios Gen 3,5. Es que entre la prueba y la elección intervino la crisis, !a tentación, cuyo autor personal aparece finalmente: Satán Gen 3 Job 1-2. Como se ve, la tentación es más que la prueba, incluso en su paroxismo. Han hecho entrada elementos nuevos: el maligno, que es también el mentiroso, aparece como seductor. El hombre sólo escoge su soledad porque en ella cree hallar la vida; si sólo halla en ella la desnudez y la muerte, es que lo han engañado. Su prueba implica, pues, fundamentalmente un combate contra la mentira, una lucha para escoger según la verdad, en que se vive solamente la experiencia de la libertad Jn 8,32-44. He aquí la última respuesta a la reflexión de los sabios.

La humanidad está empeñada en una prueba que la rebasa y que no superará sino por efecto de una promesa, efecto que es gracia Gen 3,15, por la venida de la descendencia, que pondrá fin a la prueba.

NT

I. LA PRUEBA DE CRISTO

Cristo se ve puesto por Satán en las situaciones en que Adán y el pueblo habían sucumbido y en que los pobres parecían abrumados. En él, prueba y tentación coinciden y son superadas, pues al pasar por ellas hace Jesús que se logre el amor de elección que las había suscitado.

Cristo es «la» descendencia según la promesa, el primogénito del nuevo pueblo. En el desierto Lc 4,1s trinunfa Jesús del tentador en su propio terreno Lc 11,24. Es a la vez el hombre que se nutre por fin, y sustancialmente, de la palabra de Dios, y «Yahveh salvador», al que su pueblo sigue tentando Mt 16,1 19,3 22,18.

Jesús es el rey fiel, buen pastor, que ama a los suyos hasta e! fin. La cruz es la gran prueba Jn 12,27s en que Dios «da prueba» de su amor 3,14ss.

Jesús es el pequeño resto, en el que el Padre concentra su amor de elección: en esta seguridad filial es a la vez odiado por el mundo y vencedor del mundo Jn 15,18 16,33.

Jesús es servidor, cordero de Dios. Llevando en la cruz el pecado de los hombres, transforma la tentación de blasfemia en queja filial y la muerte absurda en resurrección Mt 27,46 Lc 23,46 Flp 2,8s.

Como nuevo Adán e imagen del Padre que es, su tentación es la tentación del jefe: se intercala entre la teofanía de su misión y el ejercicio de esta misión Mc 1,11-14. A todo lo largo de ésta la encontrará, como antagonista de la voluntad del Padre: sus padres Mc 3,33ss, Pedro Mc 8,33, los signos espectaculares Mc 8,12, el mesianismo temporal Jn 6,15. Finalmente, la última etapa de su misión deberá abrirse con la última tentación, la de la agonía Lc 22,40.46. Así Cristo, vencedor del tentador desde el principio hasta el fin de su misión Lc 4,13, empeña por fin la nueva humanidad en su verdadera condición: la vocación filial Hab 2,10-18.

II. LA PRUEBA DE LA IGLESIA

De la prueba de Cristo sale la Iglesia, como la multitud justificada por el siervo Is 53,11. Y su misión sigue el mismo rumbo que el de Cristo 2Tim 2,9ss Lc 22.28ss; el bautismo, en el que la pascua de Cristo viene a ser la de la Iglesia, es una prueba Mc 10,38s y anuncia pruebas tras él Heb 10,32-39.

Aquí el vocabulario de la prueba se mezcla con el del sufrimiento (thlipsis-tribulación, diogmos-persecución) y de la paciencia (sobre todo hypomone-constancia). En el NT su resonancia es primero escatológica antes de ser psicológica. La proximidad del retorno del Señor lleva a su paroxismo la oposición de la luz y de las tinieblas. La Iglesia es el lugar de la prueba, el lugar en que la persecución debe consolidar la fidelidad Lc 8,13ss 21,12-19 Mt 24,9 7.13 y en que el hombre sale «probado» de la tribulación.

Esta prueba de la Iglesia es apocalíptica; revela realidades ocultas al hombre carnal, y el grado de responsabilidad encomendada a cada uno en la gran misión que viene del Padre: Cristo Heb 2,14-28, Pedro Lc 22,31s, los discípulos Lc 21,12s, toda iglesia fiel Ap 2,10. En este sentido prueba y misión culminan en el martirio. Pero el gran combate escatológico, que es la prueba propia de la Iglesia, revela también al verdadero autor de la tentación: Dios prueba a los suyos, sólo Satán los tienta Lc 22,31 Ap 2,10 12,9s; la Iglesia probada desenmascara al seductor, al acusador, al mismo tiempo que da testimonio por su Paráclito, el Espíritu victorioso que la conduce al término de la pascua Ap 2-3 Lc 12,11s Jn 16,1-15. Por esta razón aparece en los apocalipsis a la vez perseguida y salvada Dan 12,1 Ap 3,10 2Pe 2,9. La prueba es, pues, la condición de la Iglesia, todavíapor probar y ya pura, todavía por reformar y ya gloriosa. Las tentaciones propiamente eclesiales vienen las más de las veces del descuido de uno de estos dos componentes.

III. LA PRUEBA DEL CRISTIANO

El anuncio del Evangelio está inscrito dentro de la tribulación escatológica Mt 24,14. La prueba es, pues, particularmente necesaria a los que reciben el ministeric de la palabra 1Tes 2,4 2Tim 2,15; de lo contrario, son traficantes 2Cor 2,17. La prueba es el signo de la misión 1Tim 3,10 Flp 2,22. De ahí el discernimiento de los falsos enviados Ap 22 1Jn 4,1.

En el plano psicológico sondea Dios los corazones y los pone a prueba 1Tes 2,4. Únicamente permite la tentación 1Cor 10,13. Ésta viene del tentador Act 5,3 1Cor 7,5 1Tes 3,5 a través del mundo 1Jn 5,19 y sobre todo del dinero 1Tim 6,9. Por esto hay que pedir que no «entremos» en la tentación Mt 6,13 26,41, pues conduce a la muerte Sant 1,14s. Esta actitud de oración filial es el extremo opuesto de la que tienta a Dios Lc 11,1-11.

La prueba, sí, y la tentación en que no se entra es una prueba, está ordenada a la vida. Es un dato de la vida en Jesucristo: «sí, todos los que quieren vivir con piedad en Jesucristo, serán perseguidos» 2Tim 3,12. La prueba es una condición indispensable de crecimiento Lc 8,13ss, de robustez (1Pe 1,6s con miras al juicio), de verdad manifestada (1Cor 11,19: razón de ser de las divisiones cristianas), de humildad 1Cor 10,12, en una palabra,es el camino mismo de la pascua interior, el del amor que espera Rom 5,3ss.

Siendo ello así, es una misma cosa ser un cristiano «probado» y experimentar el Espíritu. La prueba dispone para un don mayor del Espíritu, pues este opera ya en ella su trabajo de liberación. El cristiano probado, así liberado sabe discernir, verificar, «probar» todas las cosas Rom 12,2 Ef 5,10. Este nuevo sentido de discreción es el Espíritu 1Jn 2,20.27. Aquí tenemos la fuente teologal del examen de conciencia, que ya no es aritmética espiritual, sino discernimiento dinámico, en el que cada uno se prueba a la luz del Espíritu 2Cor 13,5 Gal 6,1.

La Biblia invita a dar un sentido teologal a la prueba. La prueba es paso «hacia Dios» a través de su designio. Los diversos aspectos de la prueba (fe, fidelidad, esperanza, libertad) confluyen en la gran prueba de Cristo, continuada en la Iglesia y en cada cristiano y que termina en un parto cósmico Rom 8,18-25. La aflicción. de la prueba adquiere su verdadero sentido en la lucha escatológica.

En el designio de Dios, que intenta divinizar al hombre en Cristo, la prueba, y su explotación satánica, la tentación, son ineluctables: hacen pasar de la libertad ofrecida a la libertad vivida, de la elección a la alianza. La prueba ajusta al hombre con el misterio de Dios, y al hombre herido le es tanto más dolorosa la proximidad de Dios cuanto más íntima es. El Espíritu hace discernir en el misterio de la cruz el paso de la primera a la segunda creación, el paso del egoísmo al amor. La prueba tiene carácter pascual.

hjg.com.ar - Última actualización: 14-junio-2009
*