De ilusiones ilusorias

“Antes, en mi infancia, la fruta era más sabrosa. Recuerdo unos duraznos blancos, por ejemplo, ah, esos duraznos…”

Como tantos adultos, yo también suelo decir y sentir estas cosas. Y, como casi tantos, enseguida desconfío; escucho la voz interior del escéptico; no me cuesta nada ceder a la sospecha de que estos recuerdos de pasados placeres, plenitudes y felicidades, en contraste con el insípido presente, sean mayormente imaginarios.

Pero alguna vez ocurre el milagro (como esta semana pasada) y el verdulero de a la vuelta te vende unos duraznos de aquellos. Así que… así eran las cosas, nomás. No. De ilusión, nada.

Es bueno y necesario, desenmascarar imposturas y podar las ilusiones. Pero cuidado con no pasarse.

Deja un comentario

Para comentar en el blog hay que autenticarse con cuenta de Google (Gmail), Twitter, Facebook, Windows Live (Hotmail) (o Disqus, o wordpress.com). También recibo comentarios por mail, a hjg.com.ar@gmail.com.