El sentido de las proporciones

—Yo no te culpo de nada.
En su voz había un cansacio infinito. Kitty comenzaba a impacientarse. ¿Por qué no podría él darse cuenta de lo que, súbitamente, tan claro se había hecho para ella? ¿Por qué no comprendería que, al lado de todos los terrores de la muerte bajo cuya sombra vivían, al lado de la belleza divina que aquel día acababa de entrever, sus rencillas privadas era completamente insignificantes? En verdad ¿qué importancia podía tener que una mujer estúpida hubiera sido infiel a su marido? ¿Y por qué el marido de una mujer indigna debía, estando frente a frente con lo sublime, atormentarse por aquello? Era extraño que Walter, con toda su inteligencia, hubiese perdido a tal punto el sentido de las proporciones.

(El velo pintado – Somerset Maugham)

Y, sí. Pareciera que el sentido de la proporciones —quizás pariente o parte del sentido común—, el saber dar con la medida justa de las alegrías y los sufrimientos, los apegos y los rechazos; no preocuparse de más ni de menos, … pareciera que esa capacidad no estuviera muy relacionada con lo que suele llamarse inteligencia. Verdad es también que en ese sentido la palabra suele aplicarse más bien a los intelectuales que a los inteligentes.
Dios nos de la sabiduría —ya que no la inteligencia— para no perder el sentido de las proporciones, para dar a cada cosa la importancia que realmente tiene: ni más ni menos.

Deja un comentario

Para comentar por este medio hay que ingresar con cuenta de Google o Twitter (o Discus o Wordpress). Estos comentarios pueden aparecer publicados en el blog.
También recibo comentarios por mail a hjg.com.ar@gmail.com, o por este formulario